Cuáles son los efectos secundarios del Minoxidil más comunes

Desde hace años, muchas personas han recuperado la salud de su cabello gracias a un tratamiento farmacológico de este tipo, sin embargo, es imprescindible conocer los efectos secundarios del Minoxidil, cómo actúa este fármaco y qué consecuencias puede tener más allá del crecimiento capilar.

Los efectos secundarios del Minoxidil

Es imprescindible conocer los efectos secundarios del Minoxidil y las implicaciones que puede tener el medicamento para le organismo.

En términos generales, las reacciones adversas derivadas de la aplicación del Minoxidil son muy leves y no tienen ningún peligro para el organismo, sin embargo, es imprescindible que, en todo tratamiento, haya un especialista capilar que no solo evalúe el proceso de crecimiento del cabello, sino que también controle los posibles efectos secundarios en caso de aparecer.

Los efectos secundarios del Minoxidil son los siguientes:

  • Picor o descamación: La aplicación del Minoxidil puede provocar un aumento de sequedad en las zonas más externas del cuero cabelludo. Lo que sucede es que esta solución tópica, al contacto con determinados tipos de pieles, puede absorber parte de la hidratación natural de la piel, provocando descamaciones y picor durante algunas de las fases del tratamiento.
  • Irritación: En algunos casos, los efectos pueden ir más allá de una ligera deshidratación, provocando irritación al contacto con la piel. En estos casos existen productos que ayudan a paliar los efectos adversos que el Minoxidil pudiera tener sobre las capas externas de la piel.
  • Aumento de peso: La acción del Minoxidil puede provocar, en un porcentaje extremadamente reducido, un aumento de peso en pacientes que se están sometiendo a este tratamiento. Esta consecuencia es muy poco común, pero puede llegar a producirse.
  • Inflamación: Al igual que sucede con otros medicamentos, por ejemplo con los corticoides, durante el tiempo que dure el tratamiento puede darse una hinchazón general en zonas de la cara, o en las zonas en las que la piel entra en contacto con el Minoxidil. Estos efectos son pasajeros.
  • Dificultad para respirar: Si el paciente percibe una sensación de ahogo una vez que comienza el tratamiento, es imprescindible que se ponga en contacto de inmediato con el profesional que está supervisando el tratamiento.
  • Taquicardia: Una frecuencia cardíaca más rápida de lo habitual durante cierto tiempo también puede ser uno de los efectos secundarios del Minoxidil, aunque es muy poco común. En este caso también será imprescindible consultar con un profesional, y si es necesario, cancelar el tratamiento.
  • Alergias: Debido a su composición, el Minoxidil puede activar reacciones alérgicas en algunos pacientes. Es importante conocer su composición antes de comenzar el tratamiento.
  • Shedding: Conocemos como shedding al proceso de caída del cabello como fase previa a su crecimiento, mientras estamos siguiendo un tratamiento de recuperación capilar. Es poco común, pero puede suceder que durante los primeros días, el cabello se caiga para en pocas semanas, volver a recuperarse de nuevo.
  • Hirsutismo: El hirsutismo hace referencia al crecimiento de vello facial, tanto en hombres como en mujeres, durante un tratamiento con Minoxidil.

¿Cómo actúa el Minoxidil?

El Minoxidil es un tratamiento vasodilatador, por tanto, va a fomentar la circulación sanguínea en aquellas zonas en las que lo apliquemos, habitualmente por vía tópica. El Minoxidil, por tanto, genera una vasodilatación de los capilares, favoreciendo el flujo sanguíneo a través de los folículos. El proceso es muy sencillo pero es muy eficaz, al ensanchar los capilares, estos son capaces de aumentar el torrente sanguíneo, y por lo tanto, el folículo va a recibir un mayor aporte de nutrientes.

Las consecuencias se perciben desde el primer momento en el cabello, debido a que la raíz del cabello revierte el proceso de miniaturización al que se veía sometido, la raíz se ensancha y por lo tanto, el cabello vuelve a crecer con normalidad.

Es importante señalar que el Minoxidil solo actúa en folículos miniaturizados, si el folículo ha sido gravemente dañado o no existe un folículo asentado, el Minoxidil no podrá recuperar el crecimiento capilar normal.

Aplicar el Minoxidil es muy fácil, basta con una aplicación tópica sobre la zona en la que hemos percibido un retroceso en el crecimiento capilar, en pocas semanas podremos comprobar cómo el folículo se recupera, desarrollando cabello con normalidad, debido al efecto de vasodilatación que genera el producto.

Las posibilidades de la aparición de efectos secundarios del Minoxidil

En términos generales, el porcentaje de aparición de cualquiera de los anteriores efectos secundarios es muy bajo. Algunas reacciones tópicas, como una cierta sensación de picor o alguna reacción alérgica menor, pueden aparecer en algunos casos, pero el resto de efectos secundarios son muy poco comunes.

La importancia de seguir un tratamiento con un experto

En cualquier caso, siempre es imprescindible que sigamos el tratamiento de la mano de un experto. El especialista capilar no solo va a evaluar los efectos reales del Minoxidil sobre nuestro cabello, además va a analizar cualquier efecto secundario que pudiera aparecer en sus primeras fases.

El Minoxidil no es una una solución farmacológica que pueda entrañar un riesgo elevado para un paciente, al contrario, los efectos secundarios no suelen aparecer y en caso de presentarse, son en su mayoría muy leves, sin embargo, sigue siendo imprescindible contactar con un especialista capilar que pueda determinar posibles efectos y su solución.

La solución con Minoxidil en Castellana Clinic

En Castellana Clinic comenzamos con un exhaustivo análisis acerca del estado actual de cada paciente. Una vez evaluamos el estado general del folículo, determinamos cuál es la mejor solución.

En caso de optar por una solución farmacológica como el Minoxidil, el doctor Andrade evalúa la incidencia del fármaco sobre el folículo, controla posibles efectos secundarios y una vez terminado el proceso, asegura los resultados de las zonas en las que el Minoxidil ha recuperado el crecimiento capilar habitual.