La queratina capilar y el estudio previo al trasplante

La queratina es una proteína natural que genera nuestro propio cuerpo. En el caso del cabello, es especialmente importante, debido a que gran parte de nuestro cuerpo se genera a partir de queratina capilar, si el folículo no es capaz de sintetizar queratina, el cabello puede debilitarse y acortar su fase de desarrollo, provocando una caída prematura.

La evaluación que llevamos a cabo previa al trasplante capilar debe tener en cuenta el estado de la queratina capilar, determinando si su producción tiene incidencia en la caída del cabello del paciente.

¿Qué es la queratina capilar?

La queratina es una proteína presente en nuestro organismo. En el caso de la queratina capilar, la proteína forma estructuras muy resistentes, que son las que forman nuestro cabello, sin embargo, la producción de queratina es muy escasa, si la comparamos con otras proteínas presentes en nuestro cuerpo. La escasez de queratina se acentúa con el tiempo, esa es la razón por la cual el pelo se debilita, y por tanto, las estructuras que lo forman son menos resistentes.

En la actualidad se han desarrollado diferentes tratamientos que utilizan aportes de queratina al cabello, estos métodos permiten recuperar el aspecto nutrido del pelo, sin embargo, son muy poco eficaces de cara a frenar la alopecia.

¿La queratina capilar es un factor significativo en la caída del cabello?

La queratina capilar es uno de los factores que suelen influir en la caída del pelo, especialmente a partir de los 35 años.

Esta proteína forma estructuras internas en cada uno de nuestros cabellos, lo cual refuerza cada folículo desde su interior, fortaleciendo su crecimiento. Si la queratina deja de estar presente el pelo se vuelve poroso, quebradizo y pierde su brillo natural.

En la mayoría de los casos asociamos la alopecia a factores que tienen que ver con la nutrición del cabello a partir del riego sanguíneo, o bien con factores cicatriciales, sin embargo, la pérdida de queratina también es una de las razones más comunes. Utilizar productos que aportan queratina al cabello permiten recuperar su color y brillo exterior, pero no actúan a largo plazo en la estructura externa de nuestro pelo, y por lo tanto sigue debilitándose con el tiempo.

La evaluación previa al trasplante capilar

En Castellana Clinic llevamos a cabo un examen previo en cada paciente, para determinar el estado de salud del cabello y las posibles causas que han acelerado la alopecia. En relación con la queratina, lo que buscamos es determinar los porcentajes de producción natural y su presencia en el cabello, mediante un estudio dermatoscópico.

Este estudio es una exploración que se centra en el estado de las capas exteriores de la piel, pero que también nos sirve para determinar algunas características capilares, que nos van a aportar información acerca del tratamiento que vamos a llevar a cabo. No son invasivos en absoluto, y por tanto no dañan la piel ni el cabello. A la hora de afrontar un trasplante de pelo, el estado de la piel y las características estructurales del cabello nos van a servir para ofrecer a cada paciente el tratamiento y el seguimiento posterior más adecuado.

Determinar la cantidad de queratina capilar de cada paciente es importante. Si un pelo tiene porcentajes aceptables de queratina, podemos descartar factores capilares internos como causa o motivo de la caída, al contrario, si el cabello observado ha perdido parte de su estructura interior, es posible que el paciente necesite un tratamiento complementario, que ayude a potenciar la acción de esta proteína.

Estudio fotográfico y simulación de cirugía digital

En nuestra clínica fuimos pioneros en la implantación de técnica FUE para trasplantes capilares, en la actualidad, seguimos a la vanguardia de la técnica, en base entre otras cosas al examen previo a la intervención.

Uno de los procesos que nos ayudan a determinar la salud capilar del paciente es el estudio fotográfico. Mediante la tecnología fotográfica más avanzada, logramos disponer de imágenes de alta resolución en detalle del cuero cabelludo y el cabello del paciente, pudiendo analizar su estado con imágenes de alta calidad.

Lo que buscamos es determinar el estado del paciente no en base a una exploración visual fugaz, sino en base a imágenes claras, que nos muestren realmente la situación capilar del paciente.

Otra de las técnicas que utilizamos para comenzar a preparar el trasplante es la simulación capilar digital. En este caso utilizamos imágenes reales del paciente, a las que añadimos diferentes posibilidades una vez realizado el trasplante. El resultado es una serie de imágenes en las que se muestra el resultado del trasplante, adaptando la simulación a los deseos del propio paciente. Posteriormente, estas simulaciones se tendrán en cuenta a la hora de realizar el trasplante.

El proceso que seguimos para un trasplante FUE se basa en seleccionar unidades foliculares sanas, reimplantándolas en zonas despobladas, pero este proceso se puede llevar a cabo de diferentes maneras, en base al estado del cuero cabelludo y los deseos del paciente.

Trasplante capilar con un tratamiento personalizado

Todo tratamiento capilar debe llevarse a cabo en relación con las características que presente el paciente. La evaluación previa nos aporta información acerca del proceso, pero además, las revisiones posteriores también nos permiten incidir en el desarrollo del folículo.

Una de las posibilidades que incluimos en nuestros tratamientos es incluir un retoque si es necesario. En ocasiones, zonas despobladas no aceptan el primer implante, y sin embargo, mediante un retoque posterior sí podemos asentar por completo un trasplante folicular que genere la densidad adecuada.

El doctor Andrade lleva a cabo la primera consulta y las revisiones previas, así como las evaluaciones posteriores, teniendo en cuenta factores como la producción natural de queratina capilar, o el estado del cuero cabelludo. El objetivo en todo caso es disponer de información suficiente en el momento de llevar a cabo el trasplante, para lograr que el crecimiento capilar de las zonas tratadas se mantenga a largo plazo.